Tratamiento del Dolor Lumbar

El dolor en la espalda lumbar (espalda baja) es bastante común, es una de las dolencias por las que se registran el mayor número de consultas en personas en edad adulta.

Desgraciadamente el tratamiento de este dolor no siempre en efectivo por lo que muchas personas se ven condenadas a una disminución en su calidad de vida así como a ingerir analgésicos por largos períodos.

El motivo de por qué tanto los tratamientos farmacológicos, las cirugías e incluso tratamientos no convencionales como la quiropráctica y acupuntura por ejemplo no logren proporcionar una mejoría permanente a muchas personas es que no se trata la raíz del problema, la debilidad o laxitud de los ligamentos.

El 95% de los dolores en la espalda lumbar se originan en una pequeña área que mide alrededor de 120 cm². En esta están localizados los ligamentos ilio lumbares, sacro tuberosos, sacro espinosos y sacro iliacos.

La función de estos ligamentos es de aportar fijeza tanto a las articulaciones de las vértebras de la columna lumbar y sacras así como a el complejo que componen la columna lumbar, columna sacra y huesos pélvicos.

Es común lesionar estos ligamentos sobre todo al levantar algún objeto pesado sin doblarlas rodillas. Esto provoca una tensión mayor a la que los tendones y ligamentos de esta región pueden soportar, el punto más débil de un tendón y ligamento es la unión de este con el hueso (unión fiero-ósea) es en este punto donde generalmente se produce la laxitud y se pierde la capacidad de soportar la tensión normal.

Los tendones y ligamentos son bandas de tejido conectivo cuando estos pierden su fuerza las articulaciones a las que le dan fijeza se vuelven inestables y débiles que es lo que ocasiona el dolor.

Como un consecuencia de la debilidad de los ligamentos y tendones y la consecuente inestabilidad de la articulación, los músculos que rodean la articulación afectada reaccionan produciendo espasmos. Los cuales pueden ser leves y solo causar un cierto malestar en el área afectada o pueden llegar a ser tan intensos que se vuelven incapacitantes (lumbalgia incapacitante).

Los ligamentos de la espalda baja pueden referir su dolor a la parte posterior de los muslos, pantorrillas, talón, pie, ingle e incluso a los genitales. Por lo cual es muy común que se confunda la laxitud de estos ligamentos con una inflamación del nervio ciático o ciática que no cede al tratamiento convencional.

Prolozone y Proloterapia

El Prolozone y la Proloterapia son efectivos en estos casos porque son terapias dirigidas al fortalecimiento de los tendones y ligamentos. Incluso en los casos en los que las personas se han sometido a una intervención quirúrgica sin éxito el prolozone puede ayudar a disminuir la intensidad del dolor.

El tratamiento consiste es la inyección en los puntos de debilidad de los ligamentos de una sustancia proliferante y ozono, como resultado de produce entre otras reacciones una leve inflamación la cual estimula la proliferación de nuevo tejido en los ligamentos y tendones afectados, lo que lleva al fortalecimiento de estos (puede leer los efectos de la inflamación sobre la curación acá).

Por lo general después de 6 sesiones el dolor está prácticamente controlado.

Temas Relacionados

Tratamiento del Dolor de Rodilla

Tratamiento del Dolor de Cuello (Columna Cervical)

Que son las articulaciones

Dolor Crónico

Que es el Prolozone