enero 3, 2018

Clínica del Dolor

clinica del dolor

Clínica del Dolor

Dolor, su intensidad puede ir desde una leve molestia hasta ser tan severo que se vuelve incapacitante para la persona que lo sufre. Por su tiempo de evolución el dolor se clasifica en agudo y crónico.

El dolor agudo es aquel que tiene poco tiempo de haber iniciado. Como por ejemplo el que se da después de una caída o golpe, o por elevación del ácido úrico. En la mayoría de casos de dolor agudo es posible determinar cual es su origen y corregir esta causa.

El dolor crónico es aquel que tiene más de tres semanas de evolución. Como por ejemplo el que se da en personas que sufren de artritis, artrosis, fibromialgia o un problema crónico en los componentes de las articulaciones (tendones, ligamentos, etc.). Este tipo de dolor es el que afecta cada vez a más personas es una de las principales causas de consulta e incapacidad a nivel mundial.

Tratamiento del Dolor

El tratamiento del dolor crónico es más complejo. Por lo general este se origina por varios factores y por el tiempo largo de evolución muchas veces afecta otras regiones o partes del cuerpo.

Veamos el caso de una persona que sufre de artrosis en sus rodillas. En ella uno de los principales problemas es el desgaste de cartílago la rodilla. Esto hace que los huesos rocen y choquen entre ellos provocando pequeñas lesiones, lo que es muy doloroso. Si alguna vez ha sufrido de dolor en una o ambas rodillas habrá notado que esto altera la forma en que camina. Esta alteración en la marcha pone más presión en las articulaciones de las caderas y columna lumbar por lo que el dolor en realidad no es solo en las rodillas. La falta de actividad física provocada por el dolor puede llevara sobrepeso y obesidad volviendo el problema más severo y la persona entra en un ciclo vicioso que vuelve cada vez más difícil curar el dolor.

El adecuado tratamiento del dolor crónico no solo se basa en controlar la intensidad del dolor. En este se deben tomar en cuenta corregir todas las causas que dieron origen al dolor. Por ejemplo debilidad de tendones y ligamentos, degeneración del cartílago, lesiones musculares a repetición, sobrepeso, malas posturas, etc.

Debemos tener muy en claro que el dolor es una señal de que algo esta mal. Es solo un síntoma que puede ser muy molesto. Sin embargo, en la mayoría de casos se puede determinar cual es la causa del dolor. Si no se corrige esta causa sera casi imposible lograr una cura definitiva del dolor.

Una de las principales causas de dolor crónico es la debilidad de ligamentos y tendones. No es raro que esta pase desapercibida. Estas estructuras son difíciles de observar en las radiografías. Si estos se debilitan las articulaciones se vuelven inestables, débiles y dolorosas. Si no se les da el tratamiento adecuado y recuperan su fuerza el dolor no desaparecerá.